lunes, 31 de enero de 2011

El cuarto poder.

La verdad es que tenía pensado escribir sobre algo muy diferente a lo que voy a hacerlo. Pero desde la derecha tienen esa cualidad: la de tocar las narices y envenenar a la gente.

Estaba twitteando y he visto lo que el señor Rajoy se ha atrevido a decir. Está desvelando parte de su programa, y lo está haciendo ante los ojos del mundo, o en este caso, de los españoles ya que se siente seguro de su triunfo.

Es un triunfo alimentado por las encuestas de los periódicos de este país, por los medios televisivos y los medios de comunicación en general.

Quién sea algo inteligente, habrá podido observar que todo medio de comunicación que se precie tiene alguien a quien servir. Los hay más neutrales y menos, pero lo que si está claro, es que la mayoría de los medios de este país sirven a parte de la derecha, o a la derecha al completo.

La capacidad de persuasión, de llegar a la gente, o incluso de credibilidad que tiene un medio de comunicación (el que sea) es superior a la capacidad de convicción o credibilidad que puede tener un político hoy en día.

Os preguntaréis por qué, los medios de comunicación de masas hicieron que en el periodo de entreguerras se fuera produciendo el cambio y la diferencia entre el poder legislativo y el poder ejecutivo. De este modo, en el ejecutivo comenzó a recaer lo que a día de hoy es el gobierno, con la figura preeminente del Presidente del Gobierno. Mientras que el Parlamento, se fue convirtiendo en el lugar de debate político y mediatizado. Las trifulcas entre partidos políticos en el Parlamento es lo que comunmente ve la gente en la televisión, relegando en los medios, al gobierno a una segunda plana.

He tratado de explicar esto, para que se vea el gran poder que los medios de comunicación pueden llegar a tener, convirtiéndose en lo que a día de hoy, podría denominarse el cuarto poder.

En estos medios, a los que todos tenemos acceso, el señor Rajoy ha hecho declaraciones consistentes, y como decía, ha desvelado parte de su programa de (des) gobierno.

Legitimidad y legalidad coinciden cuando las leyes de un país se adecuan a los valores en los que se inspira esa sociedad. En este caso, igualdad, libertad y justicia, sumando los principios de solidaridad y pluralismo político. Pues bien, la ley de Memoria Histórica, la reforma sobre el aborto o la ley que ha hecho posible la unión entre personas del mismo sexo, serán el blanco de este que dicen que lidera el partido de la oposición.

Lo que en 7 años se ha conseguido, las grandes conquistas del siglo XXI en materia de derechos en lo que a los españoles se refiere, pasarán a la historia si este señor consigue recabar los apoyos necesarios para alzarse con el poder en 2012 y llegar al lugar que tanto ansia desde hace años, La Moncloa.

Repito tal y como he dicho en otras ocasiones, las cosas no están bien, pero pueden ir peor si seguimos pensando que los culpables de esto son quienes han tratado de solucionarlo por encima de todas las cosas, incluso con el riesgo de que su imagen quede en mal estado debido a la toma de decisiones impopulares, pero necesarias.

Durante estos 7 años de gobierno, se han conseguido cosas históricas. El hecho que todos tengamos los mismos derechos a la hora de decidir con quien vamos a compartir nuestra vida, el hecho de poder acceder a una ley de dependencia que nos ayude a seguir adelante con la familia y de manera digna, el hecho de poder decidir sobre el futuro de nuestra propia vida a través de la reforma del aborto, y el hecho, de poder hacer homenaje a la historia, así como justicia ya que otros nunca pensaron en hacerla.

¿Merece la pena dejar que un partido de derechas desgobierne este país y nos lleve a la cola en materia de derechos? ¿Merece la pena volver a sentirnos diferentes siendo iguales porque otros crean que por el hecho de tener una condición sexual diferente no merecemos lo mismo que un matrimonio entre hombre y mujer? ¿Merece la pena que ellos lleguen al gobierno a cambio de no poder decidir sobre nuestro futuro?

Creo que no hay derecho a que se cambien las leyes sin antes consultarlo con la ciudadanía, sin antes pedir opinión a quienes nos afecta, sin antes preguntar si todo esto merece la pena.

María.

4 comentarios:

Pablo dijo...

El hecho de que la mayoria de los medios de comunicación sean entes privados favorece el hecho de que apoyen posiciones de derechas.

Por otra parte, tanto Rajoy como Aznar se estan dedicando a decir cosas que van indicadas a atraer el voto de la extrema derecha de nuestro país así como del catolicismo más radical. No creo que una vez llegados al gobierno hicieran todo lo que dicen ahora.

Finalmente, ni la derecha ni la izquierda modifica leyes sin nuestro consentimiento, estamos en democracia lo que lleva a que habra elecciones y si ganan con mayoria absoluta haran lo que quieran y todos los españoles seran los responsables.

Anónimo dijo...

Hay que informar a la gente de las barbaridades que quiere hacer este señor y el retroceso histórico que supondría. Sólo así lograremos detenerlo.

Paco Eneas Moreno Antúnez dijo...

Muy buen post, María. Seguiremos despiertos, pero no hay que alarmarse con Rajoy, jamás pondrá un pie en la Moncloa.

David dijo...

Espero que esto haga pensar a mucha gente que asi entenderan mejor las cosas.

Weno saludos del madrileño ke has dejado abandonado espero que algun dia volvamos a hablar si tienes tiempo espero que la vida te este yendo muy bien un besito y un abrazo xaoo