martes, 1 de junio de 2010

"Aquel 11 de Marzo"



Como sabéis, últimamente viajo bastante, y normalmente el destino es Madrid.

Madrid... esa gran ciudad a la cual adoro, dónde me siento realmente yo. Cuando estoy llegando y empiezo a ver los grandes edificios que rodean la ciudad pienso: ¿Estaré algún día aquí? Para mi sería una suerte y más que eso, sería un regalo, el hecho de poder estudiar allí el año que viene.
Es una ciudad maravillosa, una ciudad con historia, una ciudad llena de estudiantes... Cuando paseo por la calle Alcalá recuerdo la palabra "Libertad", y recuerdo muy especialmente la manifestación contra la impunidad de los crímenes del Franquismo. Fue impresionante ver que miles de Españoles se unían en favor de una misma causa: La justicia.

Si bien es cierto que todos sabéis que Madrid me encanta, no puedo dejar de mencionar algo, y es que esa ciudad a lo largo de estos meses se ha convertido en algo mucho más importante para mi. Cuando hablo de Madrid no sólo recuerdo su historia y grandes monumentos, no sólo me acuerdo de Sol, de Preciados, del Gran Retiro, Moncloa, la Plaza Mayor, la calle Arenal o Montera (xD)... me acuerdo de vosotros. Me acuerdo de mis AMIGOS.

Es importante para mí estar allí, y como os digo, ya no sólo por la ciudad, sino porque la compañía es la mejor que se puede tener. El hecho de estudiar en la ciudad que quieres, de poder cumplir tu sueño y gozar de las mismas oportunidades que el resto, es algo maravilloso. Aunque como siempre digo, no importa el lugar sino la compañía, en este caso, importan las dos cosas y ambas son espectaculares.

Pero yo venía hoy, a hablar de otra cosa. He escuchado una canción llamada "11 de Marzo" y es cuanto menos, triste. Relata la historia de una niña que todos los días sube a un cercanías buscando a un chico. Cada día que pasa intenta saludarle, pero no es capaz. Hace las cosas pensando en él, incluso se viste con sus mejores galas pensando que ese será el día en que él le diga algo. La historia acaba como todos la conocemos, pues ese fatídico 11 de marzo no es otro que el día que tuvieron lugar los atentados terroristas en los cercanías de Madrid. Aquel 11 de marzo de 2004 toda España estaba inundada de tristeza. Ese día, por fin, logró que el chaval le prestase atención, no era tarde, pero era el fin.

Sentía que hoy tenía que escribir sobre esto. El hecho de sentir que quieres a alguien que no conoces, y que simplemente con mirarle a los ojos sabes que especial es algo inédito. A veces no podemos explicar lo que sentimos y hay ocasiones en las que otros no pueden entendernos, pues somos únicamente nosotros, quienes sin palabras incluso, sabemos expresar interiormente que se trata de alguien diferente.

Puede que ahora mismo me ocurra algo así. Es decir, que muchos no me comprendan pero que aun así, no me haga falta para saber que es una persona especial. Me duele alejarme, pero igual es lo mejor. El tiempo cura todas las heridas o eso dicen. Y estoy segura de que si le hubiera conocido en un vagón de tren, también hubiera pensado con tan sólo mirarle que se trataba de alguien sumamente especial.

Un besazo.

María.

3 comentarios:

Steven dijo...

Me gustan los dos últimos párrafos....
No se por qué pero me está ocurriendo algo parecido a ti en estos momentos jejeje
¿Ves? Esto son los posts que me gustan....
Si te vas a Madrid, yo quiero visitarte ok?? al menos 3 veces en el curso jajajaja

María Núñez dijo...

jajaja

necesito irmeee! y me puedes visitar cada vez que te plazca xD que yo me sé manejar bastante bien por alli =)

*Osma* dijo...

Ay... algún día hablaremos de aquel día, la verdad es que en Madrid se vivió de una manera especial.... fueron días muy duros, la verdad...