miércoles, 10 de agosto de 2011

"El tiempo da la luz"


El túnel está oscuro, la brisa que se apodera de su interior arrastra papel mojado y hojas seca; y  mientras,  la desconfianza se encierra en nuestros pensamientos. El bien y el mal hacen mella en nosotros conformando un todo cual ave fénix en momentos de apuro.
Indudablemente la vida se compone de momentos dulces y amargos. En ocasiones la amargura prevalece sobre la dulzura… Pero eso sólo ocurre hasta que aparece alguien que nos hace entender la vida de otra manera… Sólo sucede hasta que “esa persona nos hace ver luz dónde solo hay tiniebla, y océano dónde sólo había charcos”.
Admiro esas personas que teniendo motivos para estar mal tratan de alegrar la vida al resto. Les admiro, porque no es fácil mostrar una sonrisa al mundo cuando de lo único que uno tiene ganas es de dejar derramar sus lágrimas.
El hecho de ser capaz de transmitir lo que siento ante el mundo puede que me haga algo más vulnerable ante los ojos de quiénes me leéis, pero, ¿sabéis qué? No me importa. Y no me importa porque cada día me siento más fuerte y capaz de enfrentar mis propios miedos. Esos miedos que continuamente se apoderan de mí y me hacen pensar si cada cosa que hago o digo merece la pena…
Si él estuviese aquí me diría que sí: “Mirada al frente y hacia adelante”. A veces me pregunto por qué le conozco tan bien… A veces pienso que sería ahora de mí si él pudiese estar conmigo, si pudiese aconsejarme y transmitirme lo que debo cambiar y lo que no… Todo sería mucho más fácil.
En estos días estoy pensando demasiado qué hacer con mi vida en un plano concreto de ella. Me gusta escuchar y dejar que me aconsejen pero no sé hasta qué punto es bueno escuchar. La decisión siempre va a ser mía, lo tengo claro. Unas veces influenciada por algo y otras escuchando de lleno lo que a veces no escucho: el corazón.
Esta tarde un amigo me ha dicho que simplemente me deje llevar. Tiene razón, debo dejarme llevar pero no sé si eso me conviene o no. Realmente no sé lo que voy a encontrarme al final del túnel y tampoco sé si merece la pena arriesgar. En ocasiones se ponen puntos y finales a historias que no lo tienen, lo cual quiere decir que ese capítulo de la vida continúa, pero, ¿y si vuelvo a equivocarme en el mismo lugar? Es decir, ¿y si vuelvo a tropezar de nuevo en la misma piedra?
Entenderé entonces que no he aprendido la lección y que arriesgar de nuevo me ha servido para fracasar en el intento de llegar a la meta, de conseguir alcanzar la felicidad. Ese pequeño destello de felicidad se mantendrá iluminado siempre y cuando yo crea que es posible, siempre y cuando, yo crea que soy capaz de conseguir todo aquello que me proponga, empezando por creer en mí misma.
El tiempo es sabio, y en la vida es importante medir los tiempos. De ahí el título, es el tiempo lo que da la luz.
Buenas noches y buena suerte ;)

María.

2 comentarios:

Pasión Colorada dijo...

Me ha encantado tu reflexión, sabias que me iba a gustar, ya te imaginarás que puede que me sienta identificado con alguna que otra parte, como no podría ser de otra manera...

Para variar hoy no voy a entrar en profundidad, como viene siendo habitual en mi, ya lo haré en otro momento.

Me voy a conformar con dejarte una frase para el futuro: "La vida es riesgo, VIVE y se feliz!"

Diego Escribano C. dijo...

Querida compañera,
Me alegro de encontrar un blog como este,desde una mirada existencialista del mundo,proyectas tus ideas de cambio social.
Un saludo, te animo a conocer mi blog...
http://destelloshumanos.blogspot.com