martes, 1 de octubre de 2013

Cuestión de ver la luz.


Hay veces en que nos ocurren cosas y pensamos: ¿Por qué ahora? Pasan los días, las semanas o los meses y quizás podamos encontrar una respuesta a esa pregunta que nos hicimos en el pasado. Decía Steve Jobs que se debe a una visión retrospectiva que nos permite unir puntos y sacar una conclusión clara de por qué nos suceden las cosas en el pasado. Esto podríamos entenderlo una vez que ha pasado el tiempo. Nos ocurre con las decisiones, cuando conocemos a una persona, cuando hay uno y mil obstáculos para hacer algo. 

Si todos sois tan tercos como yo, trataréis de llegar al final de la cuestión. No me gusta tener que rendirme, de hecho procuro no hacerlo nunca, pero a veces una retirada a tiempo es un gran acto de valentía. Nosotros nos tenemos que marcar nuestros propios límites, y debemos ser los primeros en confiar que aquello que hagamos merecerá la pena. De nada sirve hacer las cosas si no creemos en nosotros mismos ni en lo que hacemos. De nada sirve hacer algo si no sientes que ese algo te aporta lo que necesitas, tu bienestar. Y lo mismo sucede cuando estás con alguien y no te ofrece lo que te gustaría... quizás es que no sea el momento, o quizás, es que realmente no es la persona.

Unas historias acaban para dar paso a otras, pero en ese tránsito de la una a la otra, podemos llegar a tener un cementerio de oportunidades donde la puerta está abierta pero no hay respuesta por nuestra parte. Es una fase de adaptación a un nuevo entorno, a la ausencia de alguien que hasta el momento nos hacía sentir bien pero no todo lo bien que esperábamos... es el tránsito hacia el conocimiento de algo que quizás no sea mejor ni peor, pero sí diferente. 

Dice uno de mis mejores amigos que lo mejor está por llegar, y yo quiero creer que siempre que algo sucede, aunque nos pueda parecer negativo, es porque algo mejor va a llegar en un futuro. Pero hasta que no transcurra el tiempo, no podremos entender por qué sucedían las cosas...

Lo decía Steve Jobs: "La única cosa que me mantiene vivo es mi amor por lo que hago". Por eso, si hacéis algo, que sea porque realmente queréis. Si tenéis dudas, no es lo que realmente necesitáis.


María.

2 comentarios:

Javier Marcos dijo...

María, yo siempre digo que existe una variable, que es el tiempo, que es inexorable.
Bien dices que eres terca, yo creo que eres una persona que buscas la verdad de las cosas y no dudes que la encuentras...

Anónimo dijo...

Para ser tan "tercos" como tu... no nos queda ni nà. Es broma!! Eres grande Marieta. Nunca te rindas. Siempre hay que ir a por los sueños de cada uno.
Besos.

Ruth