sábado, 18 de diciembre de 2010

La felicidad de la derecha.

Si a día de hoy se celebrasen elecciones generales está claro que el Partido Socialista caería en picado. El señor Rajoy lleva meses, incluso podría decirse que algo más de un año, pidiendo elecciones anticipadas. Sabe que muchos españoles se agarrarían a un clavo ardiendo (en este caso dicho clavo sería el Partido Popular) aun a sabiendas de que sería "pan para hoy y hambre para mañana".


La gente está decepcionada, está enfadada, incluso podría decir que han perdido la ilusión. Les entiendo, yo en ocasiones siento que también la he perdido. Pero si lo pienso detenidamente, llego a la conclusión de que a día de hoy, por mucho que me enfade con Zapatero en un momento puntual por estar haciendo lo que debe como presidente del gobierno y no como militante socialista, no votaría otro partido que no fuese el PSOE.

Si decidiese votar algo diferente al partido con el que me siento identificada estaría yendo en contra de mis principios, y eso, es algo que no podría perdonarme nunca. No obstante, eso no quiere decir que tenga que ser una "titiritera" (este término lo usa mucho Félix xD) y que deba decír que sí a todo sin oponer "resistencia". En muchas ocasiones no estoy de acuerdo con algunas cosas que este Gobierno (mi Gobierno y el de todos) lleva a cabo, pero puedo criticarlas porque no soy miembro del gobierno sino militante socialista.

Como militante de un partido, debo saber cuando tengo que hacer una crítica y cuando no. Hay que saber buscar el momento oportuno y la compañía adecuada.


Sin duda, creo que en estos momentos este Gobierno está actuando con responsabilidad por encima de todas las cosas, incluso, de las ideas socialistas. No creo que el fin u objetivo sea perseguir votos porque de ese modo, la actuación sería bien distinta. Vivimos un momento complicado, y creo que nadie lo duda, aunque también entiendo, que es complicado decirle eso a una persona que lleva más de un año en el paro y que lo que necesita es una solución a sus problemas directos.

Aun así, ¿creen los españoles que la solución la tiene el Partido Popular y por tanto su vuelta al Gobierno? Será que cada día que pasa estoy más a la izquierda y que me cuesta más entender las cosas, pero no concibo la idea de que en un momento de crisis todo un continente casi al completo como es el europeo se aferre a la derecha más rancia que existe. Muchos diréis que no soy objetiva, y es cierto, no lo soy, pero trato de expresar lo que siento sumado a lo que pienso y sé (que esto no es mucho, claro está).

Traicionar mis ideas y principios, ir en contra de los valores que desde pequeña he aprendido a respetar sería lo último que trataría de hacer en mi vida. Pasar por encima de mi modelo a seguir (Mi abuelo) y todo lo que él durante la represión franquista y el paso a la transición trató de construir sería acabar con todo lo que ha sido mi vida en la política y en las relaciones con todos los que me conocen. Por eso, desde aquí, muestro mi apoyo incondicional al Partido Socialista Obrero Español.

Creo que mi abuelo estaría orgulloso de mí si ahora mismo pudiera estar aquí conmigo. No obstante, le siento cerca, y más en un de estos días en los que necesitas tener a tu lado a quienes sabes que no podrás tener.
Estoy leyendo un libro de Marc Levy titulado "Las cosas que no nos dijimos", y caigo en la cuenta de que nos quedaron muchas cosas por decirnos. Por ese motivo aun tengo un regalo pendiente con él. Te prometo que en no mucho tiempo, tendrás tu regalo.

Te quiero ;)


María.

2 comentarios:

dA dijo...

Creo que por encima de que las próximas elecciones generales muy probablemente las perderá el PSOE, el gobierno está haciendo (tarde pero lo está haciendo por fin)un gran ejercicio de responsabilidad en el dificil arte de gobernar un país como España.

Las decisiones tan difíciles que está tomando (golpe en la mesa con los controladores, subida en la edad de jubilación...) van por buen camino, de ahí las muestras de apoyo de gigantes como Alemania.

Si continúa así, sin dar dudas de un comportamiento responsable y a la altura de las circunstancias, Zapatero podrá irse tranquilo sabiendo que ha hecho los deberes lo mejor posible. El tema de ganar o perder las elecciones debe ser totalmente secundario.

Besitos!!

NoaRock dijo...

Yo sólo digo que odio el bipartidismo que se ha dado en España. Sé que puedo tener unas ideas muy radicales, y también comprendo que es un puesto muy difícil y que en muchas ocasiones tienes que renunciar a tus principios en cierta medida... pero se está pasando.